Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Te recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Disfruta de un 30% de descuento en la compra de cualquiera de nuestros aceites. Descuento aplicado automáticamente a partir de 30€.

Injertado de Leanri - Nuestra experiencia.

En el artículo sobre el injerto de mandarinos Leanri sobre naranjos Powell analizamos las características de ambas variedades de cítricos, los condicionantes para el injertado y las ventajas que esta técnica nos aportaba.

El injerto es una técnica ampliamente conocida y que data de tiempos de los romanos. Aunque pueda parecer sencilla, cada caso tiene sus condicionantes y los pequeños detalles pueden marcar la diferencia.

En esta publicación detallamos el proceso que hemos seguido en La Calera, analizando cada una de sus 7 fases.

 

Fase 1 – Rebaje inicial

El primer paso, previo a la injertada, es aplicar una poda agresiva sobre el portainjerto (en nuestro caso los naranjos Navel Powell adultos).
De este modo eliminaremos las yemas de naranjo y favoreceremos el flujo de savia.

Sin embargo, debemos conservar entorno a un tercio de las ramas, que servirán de protección para el mandarino: tanto del sol cuando el injerto está en fase temprana como del frío cuando los brotes están en fase de crecimiento.

 

Poda sobre el naranjo previa al injertado

 

Fase 2 – Recepción de la planta

Las varetas de mandarino Leanri deben proceder de alguno de los viveros autorizados para su comercialización, ya que se trata de una variedad protegida. 

Al recibir las varetas, es importante conservarlas en una bolsa en un lugar fresco (entorno a 6-8º C) y no dejar pasar muchos días antes de realizar la injertada, especialmente en periodos calurosos.

 

Fase 3 – Injertado

Llegado el momento de comenzar la injertada, hay varios factores a tener en cuenta:
  • La climatología influye notablemente en el brotado inicial, por lo que es vital evitar días de excesivo calor y, sobre todo, días de lluvia.

  • Existen distintas técnicas de injertado en función de las características de patrón e injerto. En el caso de La Calera, la que más nos favorece es la técnica del "injertado en chapa o plancha", la más utilizada en cambios varietales de cítricos.

 

El procedimiento consistirá en:
  1. En primer lugar, realizamos un corte en la corteza del patrón en una zona lisa y sin yemas.
  2. Recortamos una chapa de la vareta de mandarino Leanri, con dos yemas en ella.
  3. A continuación, colocamos la chapa en la ventana recortada en la rama del patrón.
  4. Finalmente atamos el injerto a la rama del patrón con una cinta de plástico especial para cítricos.

 

Injerto de Leanri con rafia

 

Fase 4 – Destape y revisión

En función de las condiciones ambientales registradas desde la fecha del injerto y la evolución de los brotes, comenzamos a destapar los primeros injertos para impedir el estrangulamiento de los brotes y evitar que el efecto del sol sobre la cinta de plástico produzca un efecto lupa y queme la yema.

Aunque lo habitual es esperar entre 2 y 3 semanas, en La Calera, ante las altas temperaturas que se registran en la zona, es más favorable destapar el injerto en lugar de esperar más días y que el injerto acabe “cociéndose” por el efecto invernadero del sol sobre el plástico.

Nuestros primeros injertos se han ido destapando tras 10 o 12 días.

 

Injerto mediante chapa

Fase 5 – Seguimiento de los brotes

Tras destapar los injertos, comprobamos si la unión entre naranjo y mandarino se ha materializado.

En los casos en los que no se haya consolidado, volveremos a introducir nuevas chapas sobre las ramas de naranjo y el proceso vuelve a la fase inicial, por lo que será necesario esperar otros 10-15 días para destapar el injerto y ver su evolución.

Una vez el injerto se ha unido con el naranjo de manera definitiva, realizamos una muesca en la parte del tronco por encima del injerto para detener el flujo de savia y que esta se focalice en el injerto.
Es importante hacer revisiones periódicas para confirmar que el crecimiento del brote es correcto.

 

Brote de injerto de Leanri con muesca

Fase 6 – Tratamiento de los injertos ya brotados


Tras la consolidación de los injertos y su posterior brotado, nos centramos en proteger el injerto y favorecer su crecimiento.

En este punto, es vital controlar los posibles ataques de plagas y enfermedades sobre los brotes, especialmente minador y pulgón, que pueden deformar los brotes y reducir su crecimiento. 

Cuando varias de las yemas de una misma placa hayan brotado, aplicamos un aclarado, conservando un único brote de la placa y despuntando el resto de yemas colindantes. 

Además, cuando los brotes respetados en el aclarado superen los 15-20cm, los ataremos al tronco con una cinta para protegerlos del viento y favorecer su crecimiento vertical.

Por último, señalizamos los injertos para marcar la altura del futuro encalado y evitar que se dañen en la realización de otros trabajos de campo como la poda. 

 

Brote de injerto de Leanri atado

 

Fase 7 – Despuntado, encalado del tronco y segunda poda

Continuando con la estimulación del crecimiento, realizamos sucesivos despuntes sobre el injerto brotado, de tal forma que prevengamos un excesivo desarrollo vertical y permitamos al tallo ensanchar y poder aguantar mejor el peso y los condicionantes adversos (agua, lluvia...).

Además, realizamos una segunda poda del 30-40% de la masa foliar del naranjo, priorizando ramas laterales para conservar las ramas superiores. Estás ramas superiores darán sombra y protegerán al injerto, además de servir como tutor para guiar el crecimiento del injerto.

Tras la poda, encalamos el tronco hasta la altura de los injertos para protegerlo del sol que ahora incide sobre él. Esto también nos servirá como medida de protección frente a algunos insectos.

 

Naranjo encalado con injerto de Leanri

  

Próximos pasos

Una vez completadas estas 7 fases, el injerto continuará creciendo hasta acabar sustituyendo por completo las ramas del naranjo.

Deberemos seguir realizando despuntes y atados periódicos acordes al crecimiento de los brotes. También es frecuente atar las ramas hacia abajo para ir guiando el formado de la copa.


En caso de mantener naranjas en el portainjerto, será clave minimizar los daños sobre los injertos en la recogida de las mismas.

Durante el primer año de floración y cuajado será importante aplicar algunas estrategias que son beneficiosas para la mandarina Leanri: Reducir el riego gradualmente en otoño y rayar las ramas principales 25 días después de la caída de los pétalos.

Ya solo queda esperar a disfrutar de nuestras primeras mandarinas Leanri en la próxima campaña 2022/2023.

 Injerto Leanri

Deje un comentario


Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.